Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
medio ambiente para el desarrollo
   
  Search
 
 
 
Desastres
y Conflictos

  [El Trabajo del PNUMA > Ecosistemas Terrestres ]

Ecosistemas Terrestres

Minimize

Programa de Colaboración para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal en los Países en Desarrollo (REDD de las Naciones Unidas))
El Programa ONU-REDD fue lanzado como una iniciativa de colaboración entre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura Alimentación (FAO). El principal objetivo del Programa es contribuir al desarrollo de capacidades para la implementación de REDD y apoyar el diálogo internacional para la inclusión de un mecanismo de REDD en un régimen climático post-2012. El Programa ONU-REDD se extenderá hasta marzo de 2010.


Reducción de las emisiones de carbono de los bosques
Los árboles y los bosques nos proporcionan beneficios de salud, recreativos, estéticos, y otros beneficios, con el que muchos de los cuales, no podemos vivir. Desafortunadamente, la gestión de los bosques en algunas partes del mundo se ha enfocado tradicionalmente menos en los servicios que los ecosistemas forestales ofrecen y más en la madera que se puede producir.

Entre 1990 y 2005, la tasa de deforestación ha promediado cerca de 13 millones de hectáreas al año, ocurriendo sobre todo en los países tropicales. En la actualidad estamos perdiendo diariamente cerca de 200 kilómetros cuadrados - el equivalente a 18,100 campos de fútbol.

La pérdida de bosques libera dióxido de carbono a la atmósfera. El sector forestal, principalmente a través de la deforestación, representa alrededor del 17% de las emisiones de efecto invernadero, convirtiéndolo en la fuente más grande después del sector energético. 

A medida que el bosque desaparece, el sumidero natural que proporciona los bosques en la absorción de dióxido de carbono se pierde con la deforestación. Esto proporciona más carbono en la atmósfera y agrava el calentamiento global. En la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (CMNUCC) Conferencia de las Partes (COP-13) en diciembre de 2007, las Partes acordaron incrementar esfuerzos hacia la reducción de emisiones de la deforestación y la degradación de los bosques (REDD) en países en desarrollo. 

Para combatir eficazmente la deforestación y la degradación de los bosques, los países necesitan marcos regulatorios. El Programa de Las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la alimentación (FAO) se unieron en el Programa ONU-REDD, una iniciativa única de colaboración que busca fortalecer el diálogo político internacional sobre REDD y construir la confianza entre los negociadores y las Partes e incluir REDD en los nuevos y más comprensibles acuerdos sobre el cambio climático después de la expiración del Protocolo de Kyoto en 2012.

El programa ONU-REDD también está ayudando a nueve países piloto para administrar sus bosques de una manera que maximiza las cantidades de carbono y mantiene sus servicios de los ecosistemas al mismo tiempo ofreciendo beneficios y medios de subsistencia a las comunidades. Los países que han sido identificados para la fase de inicio rápido son Bolivia, República Democrática del Congo, Indonesia, Panamá, Papua Nueva Guinea, Paraguay, Tanzania, Vietnam y Zambia. Estos países están en el proceso de elaboración de estrategias nacionales, estableciendo sistemas sólidos para monitoreo, evaluación, reporte y verificación de la cubierta forestal y del carbono existente.

Esta fase de inicio rápido abrirá el camino para un compromiso a largo plazo de REDD en el mercado del carbono a través de pagos por servicios ambientales. Para facilitar esto, el proyecto está trabajando en reducir el riesgo de entrega y la estructuración de incentivos transparentes, equitativos. El alto nivel de colaboración de la ONU-REDD y el compromiso a nivel comunitario busca asegurar que las experiencias locales informen a la acción mundial legislativa que a su vez tienen un impacto sobre las comunidades locales.

El PNUMA también está trabajando con algunos de los países en la fase de inicio rápido en iniciativas relacionadas, tales como la Asociación para la Supervivencia de Grandes Simios (GRASP), que está listo para lanzar actividades piloto para lograr los objetivos de la ONU-REDD en África central y sudeste de Asia.

Hechos Clave

  • REDD fue introducido por primera vez en la agenda de la CMNUCC en la Conferencia de las Partes (COP11) en diciembre de 2005
  • En la COP-13, Noruega prometió una contribución anual de hasta 3 mil millones coronas noruegas (432 millones de dólares EE.UU.) hacia una iniciativa mundial sobre REDD.
  • El desafío es establecer un mecanismo de financiamiento de REDD de funcionamiento internacional que pueden ser incluidos en un acuerdo post-2012
  • El PNUMA alberga la secretaría del Programa ONU-REDD, para el que Noruega ha donado 35 millones dólares EE.UU.

Resucitando el segundo pulmón
El bosque de la cuenca del Congo comprende desde Camerún, República Centroafricana, la República Democrática del Congo (RDC) Guinea Ecuatorial, Gabón hasta la República del Congo. Unos 60 millones de personas de estos países dependen de esta cuenca para su sustento. El bosque de la cuenca del Congo es un natural mosaico de 400 especies de mamíferos, 280 especies de reptiles, 900 especies de mariposas y 10.000 especies de plantas. Con 2 millones de kilómetros cuadrados, la cuenca del Congo es el segundo bosque tropical más grande del mundo, al cual lo supera la selva amazónica en América Latina. Sin embargo, el bosque se encuentra bajo una seria amenaza producto de una combinación de factores como la tala ilegal y los asentamientos, la agricultura migratoria, el crecimiento demográfico, el petróleo y la minería. El bosque está perdiendo cada año 1,5 millones de hectáreas - la mitad de Lesotho. 

Para parar esta pérdida, el PNUMA está trabajando con la Asociación de los Bosques de la Cuenca del Congo (CBFP) para conservar 29 áreas protegidas, y promover la foresteria sostenible y la conservación comunitaria en 11 paisajes prioritarios que abarca la cuenca del Congo. El PNUMA está apoyando los empeños de la Embajadora de Buena Voluntad de los Ecosistemas de Bosque de la Cuenca del Congo, el Premio Nobel, la profesora Wangari Maathai. Su papel es la de comprometer donantes mediante la promoción de alto nivel en nombre de los ecosistemas forestales de la cuenca del río Congo. Ella también actúa como co-presidente del Fondo de los bosques de la Cuenca del Congo. Hasta ahora los gobiernos de Noruega y del Reino Unido han contribuido con $ 200 millones para el Fondo.

El Fondo fue diseñado para desarrollar alternativas viables para la tala, la minería y la tala de árboles para leña y la agricultura de subsistencia. Las actividades financiadas seguirán guías establecidas por la Comisión de Bosques del África Central (COMIFAC) Plan de Convergencia, que es una visión común para la gestión sostenible y conjunta de los recursos forestales de la subregión.

La República Democrática del Congo, el cual alberga el 54% del bosque de la cuenca del Congo, es uno de los nueve países piloto en el programa ONU-REDD, una iniciativa que intenta preservar los servicios de los ecosistemas forestales y maximizar sus cantidades de carbono, al mismo tiempo entregando beneficios y servicios de subsistencia a la comunidad. El país está en proceso de desarrollar una estrategia nacional de monitoreo, evaluación, reporte y verificación de la cubierta forestal y de las cantidades de carbono existentes. Mediante su Asociación para la Supervivencia de los Grandes Simios (GRASP), el PNUMA está ayudando a los países detener la invasión al Parque Nacional Virunga de la República Democrática del Congo, el parque más antiguo de África. El parque es el hogar del 50% de la población de gorilas de montaña, y otras especies endémicas en peligro. El trabajo del PNUMA en Virunga forma parte de una iniciativa más amplia, que consiste en ayudar a los gobiernos en la elaboración y desarrollo de las leyes ambientales nacionales, reglamentos y guías. Adicionalmente, la estrategia de amplio rango también incluye la evaluación ambiental post-conflicto que se asemejan a evaluaciones similares realizadas por el PNUMA en los Balcanes, Afganistán, Irak, Liberia, Líbano y el Sudán. 

Hechos Clave

  • 1988: Programa de Manejo de Áreas Protegidas ECOFAC
  • Nace Forestales D'Afrique Centrale enfocado en seis países
  • 1996: Conferencia sobre los bosques húmedos densos de África Central (CEFDHAC) destaca la necesidad de colaboración regional
  • 1999: Declaración de Yaundé sobre el bosque de la Cuenca del Congo, por los Jefes de Estado; y da a luz a COMIFAC
  • 2000: COMIFAC se reúne por primera vez en Yaundé y aprueba el Plan de Convergencia de la COMIFAC
  • 2002: La Asociación de Bosques de la Cuenca del Congo (CBFP) establecido en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible

Asociación para la Supervivencia de los Grandes Simios (GRASP)
Las poblaciones de los grandes simios se encuentran disminuyendo en todo el mundo a un ritmo alarmante. La continua destrucción del hábitat, en combinación con el crecimiento del comercio de la carne de animales salvajes en África y el aumento de la tala en Indonesia, han conllevado a que los científicos sugieran que la mayoría de poblaciones de grandes simios podrían extinguirse.

Controlando al guardián del bosque
"Salvar a los grandes simios es también salvar a la gente. Mediante la conservación de los grandes simios, podemos proteger los medios de vida de muchas personas quienes dependen de los bosques para la alimento, agua potable y mucho más, el destino de los grandes simios tiene implicaciones simbólicas y prácticas para la capacidad de los seres humanos de conducirse a un futuro sostenible "
Koffi Annan, ex Secretario General de las Naciones Unidas 

Los grandes simios viven en los ecosistemas forestales de 23 países africanos y asiáticos. Con el manto de la sostenibilidad de los ecosistemas envuelto alrededor de sus hombros, los grandes simios juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la salud y la diversidad de sus ecosistemas, usualmente a través de la dispersión de semillas y la creación de claros en el dosel del bosque.  

Esto los califica con el status importante, de especie bandera. Un declive de sus poblaciones es una señal clave de una disminución de otras especies en los ecosistemas.

Los grandes simios enfrentan amenazas sin precedentes debido a los factores combinados de la caza, la tala ilegal y las tierras forestales agrícolas. Ellos podrían desaparecer de la naturaleza en menos de 50 años. El Proyecto para la Supervivencia de los Grandes Simios del PNUMA (GRASP) tiene como objetivo conservar las poblaciones viables de los grandes simios y sus hábitats boscosos a través de la conservación y las estrategias de desarrollo sostenible. Estos ecosistemas de bosques tropicales regulan el clima y proporcionar alimentos, agua, medicinas y madera. 

Aunque la tala ilegal generalizada sigue siendo un desafío, las acciones de GRASP conllevaron a la incautación de 70.000 metros cúbicos de madera ilegal en Indonesia en el 2007. En el mismo año, GRASP trabajó con socios para crear conciencia sobre los impactos de la deforestación dos reservas forestales en Uganda. Tales esfuerzos ayudan a proteger los bosques legislativamente y socialmente, a través de la sensibilización de las comunidades sobre el valor de los ecosistemas forestales.   

En concordancia con la Declaración de Kinshasa, GRASP prestó apoyo financiero a 27 proyectos de campo en los países del área. Los proyectos fortalecieron la participación de la comunidad en la toma de decisiones sobre la biodiversidad en siete estados del área. Estos también resultaron en el reforzamiento de la ley de vida silvestre en el Camerún, República Democrática del Congo e Indonesia, el Alto Valor de Conservación Forestal (HCFV) Las evaluaciones de Tierras y modelos en Indonesia.

Aparte de facilitar a los proyectos de campo, GRASP prestó apoyo técnico a 20 Estados del área. Este apoyo fortaleció las políticas de las autoridades nacionales en nueve países. También mejoró la colaboración transfronteriza entre siete países del occidente, centro y oriente de África. Tal equipo de trabajo es la esencia de GRASP y juega un papel clave en el esfuerzo del GRASP para aprovechar su apoyo político y conocimiento técnico para ayudar a mitigar los peligros que acechan a las poblaciones de grandes simios y sus hábitats.

Hechos Clave

  • GRASP es una Asociación de Tipo II (CMDS), lanzado en mayo de 2001

  • Los grandes simios (chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes) se encuentran en África 2009 - Año Internacional del Gorila y Asia Sur-Oriental

Mau Complejo Forestal
Las formas complejas Mau el ecosistema de bosques densos mas grande de Kenia, tan grande como los bosques del monte de Kenia y de los Aberdares. Es la cuenca hidrográfica más importante del Valle de la Falla y en Kenia occidental. A través de los servicios ecológicos proporcionados por los bosques, el Complejo Mau es un recurso natural de importancia nacional que apoya a los sectores económicos del Valle y del oeste de Kenia, incluyendo la energía, el turismo, la agricultura (cultivos comerciales como el té y el arroz, los cultivos de subsistencia, y ganado) y el suministro de agua.

Protegiendo las Torres de Agua de Kenya
El Complejo forestal Mau comprendiendo 400.000 hectáreas es siete veces mas grande que Nairobi y se encuentra sobre acuíferos que abastecen de agua a millones de personas en el Valle de la Falla y en el oeste de Kenia. El Mau comprende de 16 bloques contiguos de bosque, nombrados como reservas forestales o terrenos forestales. También incluye seis bloques de bosques satelitales que no son adyacentes a los bloques principales, pero son parte del mismo ecosistema.  

Con el paso de los años, casi una cuarta parte de este bosque se ha perdido debido a los asentamientos humanos, la tala ilegal, la agricultura y muchas otras actividades humanas.  

La crítica situación de Mau se convirtió en noticia nacional cuando el Primer Ministro de Kenia y el Ministro de Medio Ambiente sobrevolaron la zona en vuelos de reconocimiento organizados por el PNUMA, viendo que el Mau esta sufriendo vastas deforestaciones de tierra que son la manifestación de un dramático retroceso del bosque.

El PNUMA está apoyando al Gobierno de Kenya a través de su programa de manejo de los ecosistemas a realinear sus programas ambientales para enfrentar a la degradación de los bosques de Mau.

Las evaluaciones del PNUMA han revelado un inmenso valor de Mau. Al menos doce ríos surgen de Mau y fluyen a diferentes rincones del país. Junto con otros servicios de ecosistemas, los ríos dan vida y vitalidad a las mundialmente famosas Reserva Nacional de Masai Mara, Serengeti y Parque Nacional del Lago Nakuru. Las evaluaciones del PNUMA también hallaron que por cada claro del bosque Mau, hubo otra parte del ecosistema que sufría las consecuencias.

Con la asesoría del PNUMA y sus socios, el gobierno de Kenya ha establecido un cuerpo operativo para la conservación de estos ecosistemas forestales en los que millones de kenianos dependen para su sustento. Como asesor técnico de este cuerpo operativo, el PNUMA ha puesto sobre la mesa un conjunto de opciones tecnológicas y opciones de desarrollo. Basado en el proyecto de manejo integrado y conservación de los recursos forestales (COMIFORM), el PNUMA y sus socios están comprometiendo a la comunidad local alrededor del bloque de bosque a la gestión del bosque. COMIFORM tiene como objetivo ayudar a las comunidades locales a desarrollar fuentes de ingreso alternativos y sostenibles sin invertir los beneficios obtenidos en la conservación del bosque. El proyecto está basado en el manejo forestal participativo, un sistema que define claramente los desafíos que una comunidad tiene en un bosque, permitiendo así a la gente a proteger el bosque como el bosque Maasai Mau, que es uno de sus 16 bosques en el complejo de Mau.  

Hechos Clave

  • Complejo Forestal Mau es el origen de los ríos principales que desembocan en cinco lagos: Victoria, Turkana, Baringo, Nakuru y Natrón.
  • Más de 5 millones de personas viven en la sub-localidades atravesadas por los ríos
  • El Complejo Mau tiene un potencial hidroeléctrico total de 508 MW, el cual representa el 50% de la capacidad instalada tota actual l en Kenia.
  • USD286 millones - el valor actual anual de mercado de bienes y servicios del té, turismo y el sector energía en los ecosistemas.