Blog de UNEA

 

Consumiendo y Produciendo en forma sostenible, una nueva cultura a implementar

Por Patricio Guillermo Roulier Pazos,Fundador de iE.CO. Córdoba, Argentina.

A través de las décadas que las sociedades fueron transitando a lo largo y a lo ancho del mundo han provocado, principalmente en la década de los ’90, un abrupto crecimiento del consumo de productos “hechos” “fabricados” ”pre-digeridos” que llevaron a utilizar los recursos disponibles en la Tierra para su realización.
Las Conferencias de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, como lo fue la de 1992 o la reciente en 2012 RIO+20, han llevado a replantearnos a nosotros como miembros de la sociedad, a los gobiernos, a las instituciones educativas y a las empresas nuevos paradigmas para poder hacer frente a las crecientes necesidades de la población y satisfacer las carencias actuales. No quiero dejar de mencionar que en algunos casos, estas necesidades han sido creadas por la constante evolución de la Industria y los estereotipos que la propia sociedad se impone.
Observando la situación mencionada se ve la urgencia en el cambio de los patrones y estilos de vida adoptados por nosotros mismos, que no son más que el fruto de una cultura del “úselo y tírelo”, los actores sociales anteriormente mencionados, entre los cuáles estamos los ciudadanos, nos vemos obligados a actuar para ofrecer un cambio en los modelos de producción y consumo y para ejercer como seres racionales un uso adecuado de los recursos naturales.
En la última Cumbre de los Pueblos, que ocurrió en Río de Janeiro en 2012, los líderes mundiales reunidos se comprometieron a realizar cambios en los mencionados problemas sociales-ambientales dando como respuesta la Asamblea de Naciones Unidas para el Ambiente y esto también como un cambio en el rol del órgano de Gobierno de PNUMA.  El consumo y la producción sostenible comienzan por satisfacer las necesidades de las personas sin provocar considerables impactos en el ambiente, utilizar la menor cantidad de recursos disponibles y por supuesto impulsar a que los proveedores y productores generen innovadoras formas de producción para promover lo mencionado anteriormente.
A través de este blog, sería adecuado dejar un mensaje claro para los líderes que se reunirán en UNEA y actuarán en consecuencia de establecer mecanismos de cooperación internacional para actuar desde lo local, en cada uno de los países y llevar este cambio al globo. Considerar los recursos, las necesidades y un estilo de vida orientado hacia el bienestar sin excesos es indispensable para alcanzar patrones de consumo y producción sostenible.
En Argentina, la legislación que promueve estos mecanismos de producción y la concienciación de las personas en el consumo es deficiente y no obstante el resultado de las empresas y organizaciones constituyen, en la mayoría de los casos pero no en todos, impactos en el ambiente y en la sociedad. Es por esto, que observando la situación local, creo y considero llamar considerablemente la atención a los líderes mundiales para que establezcan lazos, sinergias  y den origen a nuevos esquemas de producción sostenible para que las generaciones actuales y futuras tengamos el mismo costo/beneficio y disfrutemos de un planeta saludable y sostenible.
Como joven, activo en las organizaciones de la sociedad civil, sería de particular agrado que los gobiernos se conviertan en “cómplices benefactores” junto con los ciudadanos para crear el cambio en la producción y por objetivo final llegar a la sostenibilidad.