United Nations Environment Programme

Version para imprimir

<<proximo>>

Módulo 3: Efectos a la salud

 


Las emisiones de contaminantes son la causa de una mala calidad del aire y afectan a su salud Los impactos a la salud de la contaminación atmosférica varían en cuanto a su índole y severidad, y pueden originar desde casos de hospitalización y ataques de asma hasta muertes prematuras (véase Figura 2).

Desde una perspectiva mundial, la Organización Mundial de la Salud estimó en 2002 que más de 800,000 personas mueren prematuramente debido a la contaminación atmosférica. No obstante, muchas más personas sufren otros impactos, tales como cánceres relacionados con la contaminación atmosférica, desarrollo infantil reducido, ataques de asma, y bronquitis. La pirámide de la Figura 1 ilustra la cantidad relativa de personas que sufren de los diversos impactos a la salud. En el Módulo 4 se presentan estimaciones de los impactos a la salud en una serie de ciudades seleccionadas.

Si bien algunos contaminantes tienen efectos agudos en la salud, otros causan efectos crónicos tras largos períodos de exposición. Los impactos más frecuentes en la salud relacionados con la calidad del aire son las enfermedades respiratorias y cardiovasculares (sistema cardíaco y circulatorio). 

Pyramid
Figura 2-Pirámide de la salud. Fuente: Mike Walsh


Impactos agudos: el monóxido de carbono (CO) es un contaminante muy conocido que puede tener impactos agudos. El CO reduce la capacidad de la sangre de transportar oxígeno a los tejidos y órganos del cuerpo, perjudicando la función de los órganos, lo cual -a concentraciones muy elevadas de CO- puede provocar la muerte. Las concentraciones de CO pueden aumentar a niveles peligrosos en condiciones como las imperantes en habitaciones templadas con calentadores a gas que no reciben un buen mantenimiento o en garajes con sistemas de ventilación inadecuados. El ozono a nivel del suelo (o esmog fotoquímico) también puede tener impactos agudos en la salud, especialmente en el caso de los ancianos o de las personas con pulmones débiles.

  • En 1952, Londres estuvo expuesto a niveles sumamente altos de ozono a nivel del suelo que según estimaciones provocaron 4,000 muertes prematuras en un período de cinco días.

Impactos a largo plazo: Los impactos en la salud resultantes de la inhalación de aire con altas concentraciones de partículas y de ozono a nivel del suelo que afectan a la mayoría de las personas son a largo plazo. Las concentraciones de PM 10 se utilizan por lo general como criterio indirecto para la cuantificación de todos los demás contaminantes atmosféricos al estimar los efectos a largo plazo en la salud, dado que las partículas son las que presentan las consecuencias más graves para la salud y muchos otros contaminantes también pueden incluirse en la medición de las concentraciones de partículas (por ejemplo, sulfatos, HC y NOx). Las concentraciones de partículas afectan a la salud humana causando problemas respiratorios y asma que, en los peores casos, pueden llevar a una muerte prematura. La gravedad de la enfermedad depende del tamaño y de la composición química de las partículas. Las partículas emitidas por los vehículos diésel son las más problemáticas porque contienen un gran porcentaje de partículas finas (PM2,5).

  • En Europa únicamente, se estima que las partículas finas (PM2.5) causan más de 386,000 muertes por año.

La animación que figura a continuación proporciona una explicación de los impactos a largo plazo de las partículas.


Efectos a la Salud


<<proximo>>