United Nations Environment Programme

Version para imprimir

<<Atrás>> <<Próximo>>

Realidades de Contaminantes:



Contaminantes: Monóxido de carbono (CO)

El monóxido de carbono es un gas tóxico incoloro, inodoro e insípido. El CO es extremadamente peligroso cuando se inhala en grandes concentraciones ya que tiene mayor afinidad que el oxígeno con los glóbulos rojos (hematíes). Esto quiere decir que el CO sustituye al oxígeno transportado en la sangre, lo cual debilita rápidamente el funcionamiento de los órganos corporales y puede acarrear la muerte


Fuentes de CO:
El monóxido de carbono (CO) se forma a partir de la combustión incompleta de combustibles en vehículos automotores, altos hornos e incineradores de desechos. El humo del tabaco es también una importante fuente de CO en interiores.


Efectos del CO a la salud humana:
Los efectos del CO en la salud humana se deben fundamentalmente a su capacidad para desplazar al oxígeno. Esto reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno ya que la función normal de la hemoglobina consiste en transportar O2 de los pulmones a todos los órganos y tejidos corporales. Además de la muerte repentina por asfixia debida a la inhalación de altas concentraciones de CO, los efectos a largo plazo de la exposición a concentraciones más bajas de CO atmosférico incluyen la disminución de la capacidad de aprendizaje, la somnolencia, trastornos del sueño, mayor riesgo de ataques cardíacos incluso desencadenantes de muerte súbita) y reducción de la capacidad de ejercicio y trabajo físico. 


Efectos del CO al medio ambiente:
La exposición a niveles muy altos de CO durante períodos prolongados (115μg/m3 durante períodos de 3 a 35 días) ocasiona daños a la vida vegetal.


<<Atrás>> <<Próximo>>