United Nations Environment Programme

Version para imprimir

<<Atrás>>  <<Próximo>>

Realidades de Contaminantes:



Contaminantes: Ozono a nivel del suelo (O3)

El ozono es un gas de color azul pálido y olor dulzón. Es un fuerte oxidante y, por tanto, muy reactivo, capaz de combinar con muchos compuestos orgánicos en células y tejidos, así como con el caucho y otros materiales. El ozono se encuentra en las capas bajas de la atmósfera (ozono a nivel del suelo, también un componente fundamental de la niebla fotoquímica) y a mayor altitud en la estratosfera (ozono estratosférico). Si bien el ozono a nivel del suelo es perjudicial para la salud humana, el ozono estratosférico nos protege de la radiación ultravioleta. Por consiguiente, se debería reducir al mínimo el ozono a nivel del suelo y proteger el ozono estratosférico natural.
 
Fuentes del ozono a nivel del suelo:
El ozono a nivel del suelo se forma a partir de una compleja reacción en cadena en la que intervienen la luz solar, los NOx y los HC. Típicamente, las zonas con gran densidad de tráfico (como las grandes ciudades) y otras zonas con grandes emisiones de NOx y HC registran altas cantidades de ozono a nivel del suelo.

 

Efectos del ozono a nivel del suelo a la salud humana:
El ozono a nivel del suelo irrita los pulmones, los ojos, la nariz, la garganta y las vías respiratorias. La exposición a ese gas puede disminuir la función pulmonar (las funciones cardíaca y pulmonar) en los adultos jóvenes y los niños. Otro de sus efectos en los pulmones es el aumento de la incidencia de los ataques asmáticos y los síntomas respiratorios.


Efectos del ozono a nivel del suelo al medio ambiente:
El ozono a nivel del suelo es perjudicial para los animales y las plantas (por ejemplo, afecta el crecimiento, la reproducción y la salud en general de las plantas).

<<Atrás>>  <<Próximo>>